Cuento Infantil: -Cuco el Piche y los bomberos-

31 de Diciembre de 2012
Nota R.J.A.




Un día un cazador furtivo de la región de Cuyo, salió a cazar con su escopeta, transcurrida la tarde en el desierto de San Carlos y al no visualizar una presa, decidió caminar hasta un pozo pequeño que se ubicaba debajo de una jarilla. El depredador al tener la seguridad que no entraba en la cadena alimenticia de algún animal más grande, decidió meter la mano en la cueva y saco un piche*, lo metió en una bolsa y retomo el regreso hacia su automóvil,  al momento que pensaba que tipo de puchero podía hacer con el mamífero, apareció un aborigen anciano, quien le manifestó que esa especie estaba en vía de extinción y su desaparición íba a romper el equilibrio del lugar. Por lo que el indígena se lo arrebato para entregárselo a un bombero que amaba la vida silvestre. Una vez en manos del bombero, éste lo bautizo como *Cuco y le dío las primeras curaciones. 


Pasaron los días y en plena actividad social el pueblo de Salamanca sufrió un gran terremoto, todos los edificios colapsaron y los servicios se cortaron. 



Al cabo de tres días el personal de emergencias pudo asistir la totalidad de la población, pero las llamadas de auxilio seguían entrando a la guardia del cuartel por la destrucción de una escuelita rural, que había desaparecido entre las ruinas con una maestra y 33 alumnos del ciclo primario.  El bombero sin dudar, cargo sus herramientas de rescate y a Cuco para no descuidar su curación, una vez en el lugar y con la ayuda de la gente, encontraron desolación y escombros.




Transcurrieron las horas y llego la noche, cuando la esperanza se estaba extinguiendo, surgió un chillido agudo y constante, es cuando el bombero con sus colaboradores caminaron hacia dónde provenía el ruido, hasta que vieron al piche tirado en el piso, marcando con su patita lesionada la entrada a una pequeña cueva. El bombero se arrodillo y acerco su oído al orificio, fue tanta la alegría del profesional que gritaba “Están vivos, están vivos”, luego el bombero levanto al piche y retorno hacia la camioneta; al momento que empezó a seleccionar el material de salvamento, observó a un hombre llorando desconsoladamente, por la desaparición de su hijito que estaba en esa escuelita. 



El bombero posó su mano sobre el hombre afligido y le dijo señor quédese tranquilo, su hijo está vivo, ahora le pido que sostenga al héroe del día, quien hizo un pequeño túnel para darle oxígeno a las víctimas y lograr la comunicación con ellos, por favor cuídemelo hasta que logremos sacar a todos. Al cabo de unas horas, todos los bomberos pudieron rescatar a la profesora y sus escolares, quienes por seguridad al momento de los primeros movimientos sísmicos, ingresaron al sótano para evitar una tragedia entre las caídas de los árboles, los cables con electricidad, la fuga de gas o por el edificio derrumbado. 



Con el tiempo el Valle de Uco recuperó el equilibrio natural, los bomberos recibieron los conocimientos del piche para trabajar en el rescate de estructuras colapsadas, aprendiendo a USAR el olfato y la audición en la noche, a manipular las herramientas adecuadas, a realizar excavaciones seguras y a emplear la protecciones necesarias para minimizar los riesgos entre Bomberos “Rescatadores de la República Argentina”. 



Los niños de la escuela se encargaron de propagar la historia, se hicieron defensores de la protección de la flora y fauna de la región. Con relación al cazador que saco al piche de su hábitad, con sus lágrimas de dolor, al momento de la desaparición de su hijo en la escuela destruida, le sirvió para rociar el desierto árido del Valle de Uco, dándole un oasis de seguridad a nuestro ecosistema, quien luego se integró a la policía rural, jurando proteger con su escopeta a los animalitos autóctonos, de los depredadores humanos. Con relación al anciano aborigen, quien era un mensajero de dios y la naturaleza, evitó la ruptura del equilibrio natural en nuestra región, con su mensaje de vida.-

-Escrito por Raúl Azor ⓗ-





* Piche = Nombre científico Zaedyuspichiy.- también llamado piche o quirquincho, es una especie de mamífero cingulado de la familia Dasypodidae que habita en el sur de Argentina y Chile, en la región patagónica hasta el estrecho de Magallanes.

Los piches tienen una longitud total promedio, contando cabeza, caparazón y cola, de hasta 30 cm, y una altura de aproximadamente 12 cm; con orejas de 13 mm. Se encuentra entre las especies más pequeñas de armadillo, con un peso total de 900 g. El caparazón es castaño oscuro, la cola, vientre y patas son amarillentas. La cabeza está cubierta con placas similares a las del caparazón, y presenta hocico largo y ojos pequeños. Las patas están provistas de fuertes pezuñas.

* Cuco = Según el Padre Pablo Cabrera —historiador de Los Huarpes— el “Valle de Uco”, situado a ambas márgenes del río Tunuyán (voz originaria que significa miedo a los temblores y ruidos subterráneos), recibe el nombre de Juan Cuco y Fernando Cuco, caciques huarpes de toda la cuenca del mencionado río. Cree el Padre Cabrera que el apellido Cuco, perdió, con el uso y a través del tiempo la primera letra y, quedó como “Uco” definitivamente el nombre del valle y tierras que pertenecían a dichos caciques.-


Este cuento es un homenaje a mi hija Avril Azor y a todos los bomberos del mundo, que con pocos recursos saben improvisar para seguir demostrando profesionalidad en su función…


 

2 comentarios :

  1. hola RAUL, espectacular tu historia, la ley con mi hija de 7 a;os, jazmín, le encanto, seguí incursionando en las historias y cuento, debes tener un don especial, te felicito, gracias, SANDRO.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Sandro, espero que este tipo de lectura, sirva para que nuestros niño aprendan de los valores naturales y que sean ellos quien enseñen a sus mayores a donde estamos llegando...

    ResponderEliminar